El masaje reductor es el mejor aliado para las personas que no  tienen tiempo o que no le gusta seguir de dietas extrictas.

Una de las consecuencias de vivir en una sociedad en donde hacer dinero es la principal motivación de la mayoría de personas es que el tiempo para el cuidado personal y especialmente el ejercicio se reduce notablemente.

Como consecuencia de este estilo de vida, los casos de obesidad han aumentado considerablemente en los últimos años. Tener unos kilitos de más no solo es algo que puede incomodarnos estéticamente, sino que también perjudica la salud.

Si usted es de esas personas que no es amiga de las dietas y no tiene tiempo para ir al gimnasio, una buena opción para bajar de peso es recurrir al masaje reductor.

¿Qué es el masaje reductor?

El masaje reductor es una modalidad de masaje que se caracteriza por usar una presión más fuerte de lo usual y movimientos rápidos.

La principal misión del masaje reductor es eliminar la grasa localizada y estilizar la figura del paciente. Además ayuda a movilizar los líquidos que a veces el cuerpo retiene y que también son los causantes del aumento del volumen.

Se puede realizar en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo las zonas más comunes son en:

  • Mujeres: abdomen, espaldas, piernas, cadera, brazos, papada
  • Hombres: abdomen y zona pectoral.

¿Cuales son los beneficios?

El masaje reductor tiene diversos beneficios para la salud y apariencia de quienes se someten a él. Alguno de estos beneficios son:

  • Elimina la grasa
  • Combate la celulitis.
  • Estimula el sistema linfático (elimina toxinas).
  • Estiliza la figura.
  • Mejora el aspecto general de la piel.
  • Estimula el sistema sanguíneo.